23 de mayo de 2011

Se acabó el Partido Verde, pero La Ola sigue

Hace algo más de un año empezamos a encontrarnos. Miles, millones de personas, en su mayoría jóvenes, buscando un cambio en la política colombiana. Creímos en el programa y el ideal que nos ofreció el Partido Verde en las elecciones presidenciales, y a pesar de que muchas veces se hizo evidente que la Ola era más grande que sus dirigentes, los acompañamos hasta el final. Y los acompañamos porque compartíamos los mismos objetivos, los mismos sueños, pero sobre todo, los mismos principios. Eso se acabó. El Partido Verde oficializó hoy el comienzo de un dialogo programático con el Partido de la U para ir en alianza por la Alcaldía de Bogotá. Y al hacer eso traicionó esos principios que nos unieron. Traicionó a la Ola.

Algunos dirán que esta reacción es demasiado radical y sectaria. Por el contrario, es la única reacción posible frente a tan grande incongruencia. Y es que al interior de la Ola reflexionamos, pensamos y nos preguntamos:

Si "La Vida es Sagrada", como sentarnos a la mesa con el partido político responsable de los Falsos Positivos?

Si "Los Recursos Públicos son Sagrados", cómo vamos a cogobernar con el partido responsable por Agro Ingreso Seguro, el desfalco a la Dirección Nacional de Estupefacientes, el tráfico de Notarías buscando la reelección, entre muchos otros? Cómo nos preciamos de ser honestos por encima de todo, pero nos fusionamos con el partido que apoyó a Samuel Moreno en todas las iniciativas que desangraron Bogotá? (hablo del Partido de la U, que estaba en "Alianza Programática" con el Polo Democrático para robarle a la capital hasta el último centavo).

Si estamos convencidos de que "No Todo Vale", por qué traicionamos nuestros principios por unos pocos votos más?

El Partido Verde traicionó sus principios, y al hacerlo se bajó de la Ola. Pero la Ola sigue.

Este es un llamamiento a la Ola. Esa que hace no mucho tiempo fue la Ola Verde, pero que de ahora en adelante se conocerá simplemente como la Ola. Sigamos juntos. Ha sido una suerte encontrarnos y hemos trabajado muy duro para construir esto. No lo vamos a dejar perder por la falta de criterio de un puñado de dirigentes ciegos de poder. Este es un llamamiento a que sigamos caminando juntos deliberando, pensando, escogiendo a los líderes que nos han de representar. Exactamente eso fue lo que hicimos la primera vez y podemos seguirlo haciendo. Nuestros dirigentes nos han dejado claro que no es tarea fácil encontrar un líder en el cual podamos confiar, pero nosotros también les hemos dejado muy en claro que somos capaces de hacer mucho más de lo que ellos se imaginan.

El de hoy es un golpe duro, y muchos nos sentiremos indignados, desorientados y desesperanzados. Pero no podemos desfallecer. De esa manera ganan ellos. En cambio si luchamos, seguimos juntos y perseveramos, encontraremos en un futuro, ojalá no muy lejano, esa luz al final del túnel.

Por ahora les propongo que nos reconozcamos como miembros de La Ola.  Cambiemos los hashtags de twitter: se acabó la #olaverde y llegó #laOla o la #OlaColombia. Rearmemos nuestros grupos de facebook con referencia a "La Ola". Volvemos a organizarnos, como hace algo más de un año, pero esta vez más fuertes y más convencidos. Seguimos juntos, más que nunca. Somos un monstruo sin cabeza que busca líderes que lo representen. Los invitamos a que nos seduzcan.  Somos el país del futuro que no se resigna a perder frente a la política del pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe aquí tu comentario

Comentarios